Jili Super Ace Mega Ace APRENDIZAJE SOCIAL Y EMOCIONAL A.S.E. – Colegio Fénix

APRENDIZAJE SOCIAL Y EMOCIONAL A.S.E.

FUNDAMENTACIÓN:

  • Sin duda, hay que aprobar en lo académico. Sin embargo, para tener éxito en la vida, las buenas notas no son suficientes. También hace falta ser emocionalmente inteligente. Aprender a gestionar las emociones, a relacionarse con los demás y a resolver problemas son herramientas tanto o más importantes para que los niños de hoy tengan éxito, estas son el tipo de herramientas que necesitamos tanto para triunfar en el ámbito escolar y laboral como en la vida misma; creemos como institución, en un modelo que contemple educar el corazón además de la mente. Este camino ha sido transitado por el colegio desde sus inicios, liderando nuestro proyecto institucional, la educación en valores; pero hoy se hace imprescindible seguir avanzando acorde a los cambios que imponen los tiempos actuales y sumar al mismo el aprendizaje de la gestión de las emociones. Hace unos años la UNESCO publicó el Informe Delors, donde se hace referencia a los cambios de estilos de vida que vive el mundo contemporáneo, se analizan las tensiones que ello provoca y plantea soluciones y alternativas para la educación del siglo XXI. Tras recomendar cómo debemos superar estas tensiones, el informe dice textualmente: “Eso que proponemos supone trascender la visión puramente instrumental de la educación considerada como la vía necesaria para obtener resultados (dinero, carreras, etc.) y supone cambiar para considerar la función que tiene en su globalidad la educación: la realización de la persona, que toda entera debe aprender a ser”. A continuación el informe explica los cuatro pilares de la educación, en los que se hace clara referencia al mundo emocional:

    1. Aprender a conocer, lo que equivale a dominar los instrumentos del conocimiento. Pero asegura que los métodos que deben ser utilizados para conocer deben favorecer el placer de comprender y descubrir, es decir, factores emocionales unidos al aprendizaje que lo potencian y lo hacen estimulante.
    2. Aprender a hacer, lo que implica adquirir una formación para poder desempeñar un trabajo y a la vez una serie de competencias personales, como trabajar en grupo, tomar decisiones, crear sinergias, etc. Estas son competencias que forman parte de la I.E. (inteligencia emocional).
    3. Aprender a convivir y trabajar en proyectos comunes. Este es uno de los retos para este siglo, donde la convivencia entre personas diferentes nos obliga a descubrir lo que tenemos en común y a comprender que todos somos interdependientes. Pero para descubrir al otro antes tenemos que descubrirnos a nosotros mismos. Otra vez el informe hace referencia a competencias propias de la inteligencia emocional, como el autoconocimiento, la empatía y la destreza social.
    4. Aprender a ser, refiriéndose al desarrollo total y máximo posible de cada persona, a su proceso de autorrealización que diría Maslow. Esta referencia a la educación integral, por sí sola justificaría la necesidad de educar con inteligencia emocional.
    El informe destaca asimismo el papel de las emociones haciendo hincapié en la necesidad de educar la dimensión emocional del ser humano junto a su dimensión cognitiva, tarea en la que se ha centrado tradicionalmente el entorno educativo. Es preciso reconocer, como nos dice Goleman, que todos tenemos dos mentes: una que piensa y otra que siente, pero ¿acaso razón y emoción se oponen? Ahora sabemos que no, que son dos formas fundamentales de conocimiento que interactúan para construir nuestra vida mental. Ambas mentes tienen que ser atendidas en toda situación de la vida. Todo nuestro argumento se basa en la urgencia de formar niños y adolescentes en distintas habilidades sociales, pero no de cualquier forma, sino buscando que alcancen una verdadera Competencia Emocional-Social: saber estar consigo mismo y con los demás.

    Educar con Inteligencia Emocional

    Si dentro de la misión educativa se encuentra reflejado el Interés por el desarrollo emocional del alumno es importante comprender que no basta con un contenido teórico, que por otra parte es también necesario, sino que debemos prepararnos para desarrollar actividades y cultura organizacional que promueva el crecimiento emocional de nuestros alumnos, de los docentes y de toda la comunidad educativa.

    • DirectivosLos directores o gestores se convierten en líderes garantes del buen funcionamiento de su escuela y dispuestos a servir a sus miembros e impulsar su desarrollo. El director se convierte en líder y su trabajo consiste en hacer que toda la comunidad educativa colabore para crear una visión nueva de la escuela y un ambiente de aprendizaje donde todos, alumnos y profesores, enseñen y aprendan.
    • DocentesUno de los requisitos para que el profesorado asuma la misión de desarrollar la I.E. de sus alumnos es que se comprometa a desarrollar su propia inteligencia emocional.

    Respecto al uso de la propia inteligencia emocional los educadores deberán ser capaces de:

      • Expresar adecuadamente sus sentimientos en la relación con los alumnos.
      • Utilizar la metodología de planificación en función de metas y de resolución de problemas.
      • Poner en práctica estrategias de automotivación.
      • Controlar sus estados de ánimo negativos y gestionar adecuadamente sus emociones.
      • Manifestar su empatía y capacidad de escucha.
      • Desarrollar conductas asertivas, manejando adecuadamente los conflictos que se produzcan en el aula.

    Educar con I.E. implica que el profesorado sepa identificar sus sentimientos y emociones, sepa controlar su expresión, no reprimirla sino ofrecer modelos adecuados de expresión sobre todo cuando se trata de emociones negativas que suelen ser más difíciles de comunicar de una forma respetuosa. Este nuevo Profesor debe saber transmitir modelos de afrontamiento emocional adecuados a las diferentes interacciones que los niños tienen entre sí. Por tanto, no buscamos sólo a un Docente que tenga unos conocimientos óptimos de las Áreas y/o asignaturas que dicte en el aula de clase, sino que además sea capaz de transmitir una serie de valores a sus estudiantes, desarrollando una nueva competencia profesional. Evidentemente la educación de las emociones requiere una formación inicial pero también una formación permanente. Este tipo de educación es además importante porque puede convertirse en una prevención inespecífica, -prevención de estrés, de la depresión, de los conflictos interpersonales-, y a la vez potencia su desarrollo como persona.

    • AlumnosSe ha comprobado que los programas de alfabetización emocional mejoran las calificaciones académicas y el desempeño escolar. Este no es un descubrimiento aislado: aparece una y otra vez en diferentes estudios. En un momento en que demasiados niños parecen carecer de la capacidad de manejar sus problemas, de prestar atención o de concentrarse, de controlar sus impulsos, de sentirse responsables por su trabajo o de interesarse en su aprendizaje, cualquier cosa que sostenga estas habilidades ayudará a su educación. En este sentido, la alfabetización emocional mejora la capacidad de la escuela para enseñar.
      Todos los investigadores coinciden en las características de los alumnos emocionalmente inteligentes, que, a modo de resumen, son las siguientes:
      • Poseen un buen nivel de autoestima
      • Aprenden más y mejor
      • Presentan menos problemas de conducta
      • Se sienten bien consigo mismos
      • Son personas positivas y optimistas
      • Tienen la capacidad de entender los sentimientos de los demás
      • Resisten mejor la presión de sus compañeros
      • Superan sin dificultad las frustraciones
      • Resuelven bien los conflictos
      • Son más felices, saludables y tienen más éxito